Extranjería

"Con MisAbogados.com contrata un abogado especializado en trámites de Extranjería"

Tienen la calidad de turistas aquellos extranjeros que entran al país para fines recreativos, deportivos, de salud, de estudios, de negocios, familiares, religiosos u otros por el estilo.

Lo importante es que estos extranjeros no tienen como propósito la residencia definitiva o desarrollar alguna clase de actividad remunerada.

Primero, su pasaporte vigente y en casos de determinados países, la cédula de identidad.

Puede permanecer noventa días a contar de la fecha en que la persona ingresa al país.

En el caso en que una persona quiera extender la estadía en el país, podrá solicitar una ampliación de turismo si la autoridad hubiere limitado la permanencia a un plazo menor de los noventa días mencionados anteriormente; o bien, podrá solicitar una prórroga de turismo (dentro de los últimos treinta días de vigencia del plazo de turismo), para permanecer por un tiempo mayor a los noventa días.

Estos trámites se realizan en el Departamento de Extranjería de Santiago o en la gobernación de cada provincia.

Sí puede trabajar, siempre y cuando solicitare un permiso especial de trabajo para turista.

La residencia temporal es una autorización, por un tiempo limitado, para residir y desarrollar actividades que nuestra legislación permite expresamente.

Existen cuatro tipos de residencia temporal, a saber:

1) Visa sujeta a contrato: es aquella que habilita al extranjero a residir y trabajar de manera exclusiva con el empleador con quien celebra el contrato, esa visa puede durar hasta dos años con prórroga indefinida. Es importante agregar que la permanencia durante dos años continuos con esta residencia permiten a la persona solicitar la Permanencia definitiva. Por último cabe precisar que el término del contrato de trabajo implica el término de la visa.

2) Visa Temporaria: es aquella visa que habilita a los extranjeros a residir y a realizar cualquier actividad que sea lícita en nuestro país. Su duración es de hasta un año prorrogable por un año más o dos, período durante el cual se deberá solicitar la Permanencia Definitiva o abandonar el país.

3) Visa de Estudiante: es aquella visa que permite a los extranjeros estudiar en establecimientos de enseñanza reconocidos a nivel estatal. Su duración es de hasta por un año, o hasta que termine la beca en su caso. Se puede prorrogar hasta finalizar los estudios y luego permite postular a la Permanencia Definitiva.

4) Visa de Refugio y asilo político: es aquella visa que sirve a todos los extranjeros cuya seguridad o integridad se encuentra bajo peligro.

No, la visa de residencia sólo habilita a trabajar una vez que ésta se encuentra estampada en el pasaporte.

Sólo se podrá trabajar con visa de estudiante cuando ocurra alguna de estas dos circunstancias: la persona tenga que hacer la práctica profesional que corresponda a sus estudios o; dos, cuando el trabajo sea fundamental para la persona para poder costear sus estudios.

En el caso de poseer la persona una visa sujeta a contrato, al término de dicho contrato, ésta caduca de inmediato, por tanto la persona tendrá treinta días desde que se pone fin al contrato para poder regular la situación solicitando una nueva visa de residencia temporal.

Pero sí, por el contrario, si poseía una visa temporaria, visa de estudiante o permanencia definitiva su situación no se ve afectada.

La persona deberá (durante los treinta días siguientes después de que ha obtenido la residencia) registrar dicho Permiso de Residencia en Policía Internacional, y luego obtener la cédula de identidad en la oficina del Registro Civil más cercana.

Este permiso consiste en la facultad de radicarse de manera indefinida y desarrollar cualquier tipo de actividad considerada lícita según las leyes chilenas.

Dos años continuos con visa sujeta a contrato; un año en el caso de tener una visa temporaria y; dos años y al haber terminado los estudios en el caso de tener la visa de estudiante.

La persona deberá, dentro de los treinta días posteriores a la obtención de la residencia: registrar la Permanencia definitiva en Policía Internacional y luego; obtener la Cédula de Identidad

Un año sin interrupción. Sin perjuicio de ello, la persona dentro de los sesenta días antes de que venza podrá solicitar en los consulados chilenos o extranjeros una prórroga de un año en la vigencia de su permanencia definitiva.

La persona podrá optar a la Nacionalización, siempre y cuando haya cumplido los cinco años de residencia en Chile, contados a partir de la primera visa de residencia temporal y cumpliendo con los demás requisitos que prescribe la ley.

1) Haber alcanzado los 21 años de edad, o 18 años de edad en caso de hijos de padre o madre chileno por nacionalización;

2) Tener más de cinco años de residencia ininterrumpida en el país;

3) Ser titular de un permiso de Permanencia Definitiva que se encuentre vigente;

4) Estar exento de condena, ni tampoco estar procesado por crimen o simple delito;

5) Demostrar que la persona cuenta con medios de sobrevivencia.

Sí, siempre y cuando no sean hijos de extranjeros que se encuentren en el país al servicio de su Gobierno, ni sean hijos de extranjeros transeúntes (o sea, persona nacida en Chile cuyo padre o madre se encontraba en calidad de turista)

Primero, una solicitud de carta de nacionalización; segundo, una fotocopia del certificado de permanencia definitiva o cédula de identidad de extranjeros si reside en Chile; tercero, un certificado de nacimiento chileno cuando corresponda.

No. Nuestro país acepta la doble nacionalidad con el resto de los países. Ambas nacionalidades no son de ninguna manera incompatibles.

El que quiera contratar a un extranjero deberá verificar distintas cosas según sea el caso:

1) Si la persona posee una permanencia de carácter definitivo, no existirá limitación alguna para ser contratado, por lo tanto, quien desea contratarlo, no necesitará verificar nada.

2) Si el extranjero posee una visa de residencia temporal, el futuro empleador deberá verificar en el estampado de la visa de su pasaporte que la persona sea titular y que dicho pasaporte se encuentre en plena vigencia.

3) El que quiera contratar deberá verificar si la persona posee una visa sujeta a contrato en base a contrato suscrito con otro empleador, de ser así, el extranjero no podrá trabajar con esa persona que desea contratarla en un acto posterior.

4) Por último, el futuro empleador deberá constatar que la persona no tenga un permiso de residencia de estudiante, pues en dicho caso la persona no se encuentra habilitada para trabajar (salvo excepciones)

¿No encontraste lo que buscabas?

Estamos para ayudarte

Nohemi

"Nadie debiese tener una duda o problema legal sin resolver"

Nohemí Díaz