Herencias

"Con MisAbogados.com contrata un abogado especializado en Herencias, que te puede ayudar con tu problema"

La partición efectuada por el propio causante se puede realizar:

  • Por acto entre vivos, y si hay bienes raíces deberá hacerla mediante escritura pública.
  • Por testamento, debiendo cumplir con los requisitos propios del testamento.

En la práctica, es la forma más común de hacer la partición de bienes, ya que es la manera más sencilla, rápida y económica para los herederos, ya que someterse a un juicio de partición, tiene altos costos económicos.

Se podrá hacer la partición de común acuerdo, dice la ley, siempre que concurran los siguientes requisitos:

  • Que no haya cuestiones previas que resolver: es decir, no debe existir problemas pendientes en cuanto a: quiénes son los interesados, cuáles son los bienes que recaen en la partición, cuáles son los derechos que corresponden a cada heredero. En caso que se presente conflicto respecto de cualquiera de estos requisitos, deberá resolverse judicialmente.
  • Que los interesados estén de común acuerdo respecto de la forma de efectuar la partición.
  • Que los bienes se encuentren tasados por peritos, por regla general.
  • Que la partición, una vez terminada, sea aprobada por la justicia ordinaria.

Es una alternativa para hacer la partición de la herencia. Comúnmente ocurre cuando los herederos no logran acuerdo.

Por lo tanto, en caso que los interesados no estén de acuerdo acerca de cómo hacer la partición, esta deberá hacerse mediante el juez partidor.

Los juicios de partición de bienes tienen alto costo, ya que debe pagársele a un juez árbitro con un porcentaje de los bienes de la herencia vendidos en un remate público.

La aprobación judicial es necesaria, ya sea que la partición haya sido hecha por el testador, por los herederos o por el partidor, en los siguientes casos:

a) Cuando en la partición de la masa de bienes o de una porción de la masa, tengan interés personas ausentes que no hayan nombrado apoderados.

b) Cuando en la partición de la masa de bienes o de una porción de la masa, tengan interés personas bajo tutela o curaduría.

En ambos casos, no se entenderá hecha por completo la partición si no hay aprobación del juez.

El impuesto a la herencia corresponde a un 40% de la masa hereditaria.

Primero se fija el valor del total de los bienes de la herencia (a este valor se le puede deducir las bajas que la ley autoriza). Luego se asigna un monto a cada heredero, el cual se convierte a UTM (UTM a la fecha del fallecimiento) para estimar el 40% de ella.

Las exenciones tributarias son las siguientes, según qué heredero sea:

  • Hijo: exención de hasta 600 UTM
  • Cónyuge: exención de hasta 600 UTM
  • Padre o abuelo del fallecido: exención de hasta 600 UTM
  • En el caso del hermano y el medio hermano: exención de hasta 60 UTM
  • Sobrinos y los sobrinos nietos: exención de hasta 60 UTM

Es la acción de demandar la herencia a quien o quienes estén haciendo posesión efectiva de ella, sin reconocer el derecho como heredero que tiene quien demanda. Esta acción pretende que se reconozca el derecho de heredero, y así se restituyan los bienes o partes de ellos que le corresponde.

Hasta 10 años, siempre y cuando no se hubiera convertido en legítimo dueño otra persona.

Un testamento es un acto por el cual una persona (el testador) dispone de todo o parte de sus bienes para que sean heredados después de que fallezca. Según la ley, hay varios tipos de testamentos: solemne abierto o cerrado, menos solemne o privilegiado verbal, militar y marítimo.

En Chile los testamentos son restringidos. No existe la libertad absoluta para disponer de los bienes ya que la ley obliga al testador a cumplir con asignaciones forzosas a favor de ciertas personas, es decir, hay cierta parte de la herencia que obligatoriamente debe dejarse a determinadas personas. Las disposiciones del testamento que no las cumpla no tendrán valor finalmente.

Las asignaciones forzosas son:

  • Los alimentos forzosos que el difunto debía por ley, deben pagarse con cargo a los bienes de la herencia.
  • Las legítimas que se componen por el 50% de los bienes (mitad legitimaria) y les corresponde a los herederos como el cónyuge, descendientes o ascendientes (padres y abuelos).
  • La cuarta de mejoras se compone del 25% de los bienes y con ella se puede favorecer la cuota de determinados herederos (cónyuge, descendientes o ascendientes). El 25% restante, llamada “cuarta de libre disposición”, puede dejarse libremente a cualquier persona.

En resumen, el 50% de los bienes va a los herederos forzosos, el 25% va para mejorar a alguno de los beneficiados por la primera mitad, y el otro 25%, a quien el testador desee (donde finalmente podría funcionar el testamento como tal).

No pueden hacer un testamento:

  • La mujer menor de doce años y el varón menor de catorce años de edad, pues según la ley, son absolutamente incapaces.
  • Las personas que no están en su sano juicio por ebriedad u otra causa.
  • El demente privado de la administración de sus bienes, a quien se le designa un representante legal.
  • Aquellas personas que no puedan expresar claramente su voluntad.

El testamento es un acto personalísimo y de una sola persona. Son nulos los testamentos mancomunados o conjuntos, así como la posibilidad de testar por medio de un mandatario o representante.

Sí, siempre es necesario que haya un abogado para hacer cumplir un testamento, ya que es él quien tiene que hacer las gestiones ante los tribunales.

Se puede consultar por un testamento en el Servicio de Registro Civil e Identificación. Ellos cuentan con un Registro Nacional de Testamentos donde es posible ver la fecha, el nombre y RUN del testador, además de la clase de testamento. Sólo esos datos pueden ser consultados por el público, el contenido no se puede revelar.

¿No encontraste lo que buscabas?

Estamos para ayudarte

Nohemi

"Nadie debiese tener una duda o problema legal sin resolver"

Nohemí Díaz