Deudas y Cobro de deudas

"Haz efectivo el cobro de una deuda con MisAbogados.com"

El acreedor siempre tiene el derecho de hacer efectivo forzadamente el cumplimiento de una obligación que el deudor se rehúsa a pagar, es decir, a hacer un cobro de las obligaciones (deudas) que le deben.

Este derecho, en último término, se materializa en la venta y/o remate de bienes del deudor, hasta alcanzar el monto adeudado en capital, intereses, gastos judiciales y honorarios de cobranza.

Sí. Hay que tener presente que las acciones judiciales para el cobro de obligaciones no tienen duración indefinida y que su vida está determinada por la ley.

El plazo es de tres años para las acciones ejecutivas generales y cinco para las ordinarias. Las acciones ejecutivas que nacen del cheque, letra y pagaré, solo tienen vigencia por un año. Las facturas, a su vez, prescriben en cinco años.

Transcurridos estos plazos de uno, tres o cinco años, según los casos, la acción prescribe; es decir, no puede ser válida en un juicio.

Por otro lado, algunos documentos están sujetos a la pérdida de su eficacia o valor específico, porque sólo pasó el tiempo, sin haberse hecho su cobro regular. En los cheques hay caducidad cuando no se presentan a cobro dentro de 60 o 90 días, dependiendo si su giro se efectuó dentro o fuera de la plaza de la cuenta. Letras o pagarés caducan únicamente cuando son a la vista y no se presentan a cobro en el plazo de un año desde su aceptación o suscripción, en su caso.

Existen los cobros que constan de un título ejecutivo y los que no constan de un título ejecutivo

Si la obligación consta en un título que es ejecutivo, por ejemplo, cheque, letra o pagaré firmados ante Notario, escritura pública u otros. Estos cobros se llevan normalmente directo a un juicio ejecutivo.

Facturas, los reconocimientos de deuda por instrumento privado (sin forma y valor de escritura pública), o cheques, letras o pagarés no firmados ante Notario.

Se puede llevar una cobranza hacia el juicio ejecutivo mediante una gestión preparatoria previa, y así luego demandar ejecutivamente:

1) Para el caso de facturas, modos privados de reconocimiento de deuda o correspondencia firmada, es decir, documentos donde conste una deuda, corresponderá citar al deudor para que confiese la deuda o reconozca su firma. Si el deudor no comparece, o responde con evasivas, queda lista la ejecución, la que se concretará mediante la demanda pertinente. Esto también es válido si niega la deuda, pero reconoce su firma.

2) Las letras de cambio, pagarés o cheques, tienen un procedimiento preparatorio especial, a través de la notificación judicial del protesto por falta de pago. Si notificado el protesto y dentro del plazo de tres días alega que la firma sea falsa, queda preparado el título ejecutivo, para luego iniciar el cobro de la obligación de forma ejecutiva. Si el acreedor dice que la firma no es falsa, deberá probarse la autenticidad de la firma, lo que será resuelto por el juez. Si la resolución es favorable al acreedor, se presenta la demanda ejecutiva.

Para cheques protestados y no pagados dentro de tres días de la notificación del protesto, es llamado “giro doloso de cheque”. Sumado a las penas privativas de libertad, se añade una obligación de indemnizar los perjuicios causados. La misma consecuencia patrimonial tienen los delitos de estafa o apropiación indebida, que frecuentemente ocurren en el incumplimiento de una obligación.

Si en el cobro de obligaciones el título no es ejecutivo y no prosperó la preparación de la vía, o simplemente no se intentó hacerlo así, para llegar a la ejecución de la cobranza deberá tramitarse un juicio ordinario, para que así se compruebe que la persona tiene una deuda.

Una vez hecho esto, se iniciará el cumplimiento de la obligación a través de un procedimiento similar al del juicio ejecutivo, para, en fin, rematar bienes del deudor y hacer pago al acreedor con lo que se obtenga en la subasta, en capital, intereses, gastos judiciales y honorarios de cobranza.

En términos simples, esta diligencia judicial está destinada al acreedor que no tiene un título ejecutivo, para que cree uno y así pueda demandar en un juicio ejecutivo.

La persona que es objeto de una citación a confesar deuda judicialmente puede adoptar una de las siguientes actitudes:

1) Comparecer al tribunal, y confesar la deuda, en este caso se tendrá por preparada la vía ejecutiva y el que gestó la citación, contará con un Título ejecutivo perfecto para iniciar un juicio ejecutivo.

2) Comparecer al tribunal y negar la deuda, en cuyo caso, terminará de inmediato la gestión y el acreedor no contará con un título ejecutivo para iniciar un juicio ejecutivo.

3) Comparecer al tribunal y dar respuestas evasivas, en este caso, el que gestó la citación podrá solicitar que se tenga por confeso al deudor y preparada la vía ejecutiva.

4) No comparecer al Tribunal, en este caso, al igual que el anterior, el gestor de la citación, podrá solicitar al tribunal que tenga por confeso al deudor.

Si hay un citado judicialmente a confesar deuda y la niega, deberá demandarlo en un juicio ordinario para probar la existencia de la deuda misma que pretenden que confiese. En este juicio se podrá invocar todos los argumentos que tenga a su favor, como la prescripción o abonos que haya efectuado a la deuda original, entre otros.

Comete delito de Giro Doloso de Cheques la persona (titular de la cuenta corriente o su representante) que gire un cheque sin tener los fondos o créditos suficientes en la cuenta corriente del banco. O que luego de girar un cheque, retira los fondos disponibles, o grave sobre cuenta no existente o cerrada, o invalide el cheque.

Las sanciones por cometer el delito de Giro Doloso de Cheques, va a depender de la suma del cheque. Las penas se asemejan a las de estafa, que está penado así:

a) Con presidio menor en su grado medio a máximo (541 días a 5 años) y multa de once a quince UTM, si la defraudación es por más de cuarenta unidades tributarias mensuales.

b) Con presidio menor en su grado medio (541 días a 3 años) y multa de seis a diez UTM, si la defraudación es más de cuatro UTM y no pasare de cuarenta UTM.

c) Con presidio menor en su grado mínimo (61 días a 540 días) y multa de cinco UTM, si la defraudación es más de una UTM y no pasare de cuatro UTM.

En el caso del delito de Giro Doloso de Cheques cuyo monto sea inferior a una UTM, igualmente se aplicarán las penas del número 3 del artículo 467 del Código Penal. En el caso que el valor del cheque sea superior a 400 UTM las penas que se aplicarán por el delito de Giro Doloso de Cheques serán las de presidio menor en su grado mínimo, es decir de tres años y un día a cinco años.

Puedes evitar que se configure el delito de Giro Doloso de Cheques en caso que se consignen fondos suficientes para cubrir el pago del cheque, de los intereses corrientes y de las costas judiciales, dentro del plazo de tres días contados desde la fecha en que se notifique el protesto del mismo.

Para evitar que se configure el delito de Giro Doloso de Cheque se debe pagar consignándose en el Tribunal Civil que intervino en el procedimiento de notificación de protesto de cheque, el que entregará los fondos al beneficiario o portador del cheque.

El pago constituirá causal de sobreseimiento definitivo de la causa por Giro Doloso de Cheque, poniendo fin al proceso, a menos que de los antecedentes de la causa demuestren que el imputado ha girado los cheques con claras intenciones de defraudar.

Se entiende cometido el delito de Giro Doloso de Cheque en el domicilio que el girador del cheque tenga registrado en el banco.

En caso que de que sea víctima de un hurto, robo o extravío de cheque, debe cumplir ciertas obligaciones necesarias para no ser responsable del delito de Giro Doloso de Cheques. Estas obligaciones están contenidas en el artículo 29 de la ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques las que son:

a) Dar aviso del hecho al banco correspondiente, el cual suspenderá el pago del cheque por diez días.

b) Publicar el aviso del hecho, durante tres días, en un diario de la localidad.

c) Pedir a la persona que giró el cheque, la anulación del cheque extraviado y el otorgamiento de otro nuevo en su favor, en el mismo plazo de diez días.

d) En subsidio, pedirá al juez que prohíba al banco el pago del cheque extraviado.

El Giro Doloso de Cheque prescribirá en un año contado desde la fecha del protesto del cheque.

¿No encontraste lo que buscabas?

Estamos para ayudarte

Nohemi

"Nadie debiese tener una duda o problema legal sin resolver"

Nohemí Díaz